martes, 30 de octubre de 2007

Cinco momentos de un día (y no cualquier día)


  • Poner los pies encima de la calefacción. Notar cómo se calientan los calcetines. Quemarme un poquito los dedos.
  • Descubrir poemas en camisetas de rayas. Mascar chicle de canela. Ofrecérselo a un niño que habla alemán.
  • Recibir una llamada inesperada. Tirar de la cadena para que no vuelva. Nunca. Más.
  • Leer todos las señales y creer que sé todos sus significados. Encontrarme con alguien que ve más allá del significante. Memorizar el camino de vuelta a casa.
  • Comprar todos los libros de la lista y completar esa colección de cromos que dejé a medias hace siete años. Sonreir. Al fin.

2 comentarios:

Mainumby dijo...

Jeje, lo primero me pasaba todos los días en el bus, para mi era un placer, un rito incluso...
Lo último nunca lo hice y creo que nunca lo haré, están carísimos los libros ;)

La foto es hermosa hermosa!!!

(voy dejando muchos mensajitos en un sólo día, no??


Kisses

La pequeña Delirio dijo...

Los pies calentitos en el bus, claro. Sobre todo cuando es temprano, hace frío y querrías haberte quedado en la camita...