miércoles, 19 de noviembre de 2008

Animales de los Espejos

En aquel tiempo, el mundo de los espejos y el mundo de los hombres no estaban, como ahora, incomunicados. Eran, además, muy diversos; no coincidían ni los seres ni los colores ni las formas. Ambos reinos, el especular y el humano, vivían en paz, se entraba y salía de los espejos. Una noche, la gente del espejo invadió la tierra. Su fuerza era grande, pero al cabo de sangrientas batallas las artes mágicas del Emperador Amarillo prevalecieron. Éste rechazó a los invasores, los encarceló en los espejos y les impuso la tarea de repetir, como en una especie de sueño, todos los actos de los hombres. Los privó de su fuerza y de su figura y los redujo a meros reflejos serviles.

Jorge Luis Borges - El libro de los seres imaginarios

5 comentarios:

Nébula dijo...

aiiss, como duelen los reflejos la mayoría de las veces .*

Meryone dijo...

ya te conté varias veces (y si no lo hice, lo hago ahora) que el programa de la radio que más nos moló a casi todos fue el de los espejos

fue entre maravilloso y terrorífico

para espejos, balthus

besos

AAN dijo...

Pues se debieron de olvidar de los doppelganger (¿se escribía así?), como yo ;).

Beso

La pequeña Delirio dijo...

Borges también habla de vosotros en este libro, :)

Demolition Doll dijo...

Los espejos son una creación perversa