martes, 10 de febrero de 2009

De islas y faros rotos

Seguramente el amor, igual que la piedad según Nietzsche, no había sido otra cosa que una ficción inventada por los débiles para culpabilizar a los fuertes, para imponer límites a su libertad y su ferocidad naturales.
Michel Houellebecq - La posibilidad de una isla

2 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

Amor mierda

Voy a dedicar toda esta semana en el blog a el AMOR o lo que sea eso.

Viva San Valentín

Viva Houellebecq

A sobrevivir, querida

Heto dijo...

Diseño Web aqui hay algo del tema que podeis consultar, ejemplos y demás ;)
Saludos!!