lunes, 29 de junio de 2009

La sombra del superhéroe es alargada...

Hace unos días me sacudió el cuerpo un ligero escalofrío; la impresión de que muchos lectores, críticos y analistas no terminan de entender que cada tiempo tiene al superhéroe que se merece se apoderó de mí, y me puse a desbarrar, aludiendo a la terminación del texto y a las distintas lecturas que se pueden hacer de un relato. “Ir más allá de lo estrictamente histórico”, dije. Entender por qué se transgrede, por qué se rompen los esquemas, por qué hay quien decide mearse en sus mitos ¿Será que ya no nos satisfacen? ¿Nos han dejado de consolar?

Entender qué es un icono es importante ¿Dónde radica el poder del mito posmoderno? ¿Inspiración o entretenimiento? El superhéroe, que en algún momento perteneció a sus creadores, es ahora un habitante de la cultura de masas, un referente, un recurso, una parodia, una pantomima… porque el texto no termina hasta que no se decodifica, hasta que no pasa a formar parte del imaginario, hasta que no se convierte en plastilina para amantes de lo cool. Ahí reside su poder.

Dicen que el superhéroe se ha dejado el significado por el camino. Yo tengo la sensación de que los tiempos nos han dado los superhéroes que nos merecemos – carnales, sucios, cínicos, tristes-. Brian Michael Bendis así lo entendió al retratar a su Alias. Mark Millar jugó con los límites en The Authority y los rompió con The Ultimates. Llámenlo degeneración, yo prefiero considerarlo justicia poética. Porque los mismos que desmembraron al héroe nos traerán la redención. Caída y resurrección de un panteón moribundo. A la antigua usanza.
.
.
.
La decadencia de estos tiempos, tan de Tercera Guerra Mundial, la resume acertadamente Vicente Verdú en esta cita que dejo por aquí, extraída de su último ensayo, El capitalismo funeral:

La Humanidad, que con Homero había sido objeto de contemplación para los dioses olímpicos, ha venido a ser la noticia bomba para ella misma. Su alienación, de sí misma para sí misma, ha alcanzado ese grado que la hace convertir su propia destrucción en una sensación desgraciada pero de máxima calidad teatral. Estas son palabras aproximadas de Walter Benjamin hace medio siglo, pero hoy, con el capitalismo revestido de millones de pantallas, la realidad se contempla a través de miles de imágenes y ya nada que importe realmente dejará de ser objeto de una autopsia espectacular.
.
.
.
Con todo esto tan solo quería subrayar que nosotros somos los héroes en decadencia. Somos imagen especular, proyección delirante de nuestros sueños hechos trizas... va siendo hora de darle una vuelta de tuerca a esta ficción que nos ahoga y utilizarla para ser más libres, más justos... mejores. El cielo es el límite. O, si lo preferís, hasta el infinito... y más allá.

"Hemos creado fantasías y luego hemos luchado por hacerlas realidad. Todo lo que se halla a vuestro alrededor ahora mismo tuvo su origen en la mente de alguien. Al crear dioses, diosas, héroes y heroínas, intentábamos ser como ellos, extender nuestras personalidades a través de la imaginación pura."

Alan Moore (2005)

4 comentarios:

K▲LIGUL▲ on Kandor dijo...

Ay, a mi es que esta filosofocomiqueria se me escapa. Demasiada palabra fuera de bocadillo.

Saludos

Samu dijo...

Hasta el infinito, y más allá.
Sin duda alguna!

Es un tema recurrente entre los teóricos los puntos que nos resumes en este post... no deja de ser cansino que en el fondo cada uno se empeñe en ver lo que quiere ver y deja de lado el resto del mosaico...

Más que cansino, triste...

y qué cierto es que el héroe, por mucho que pertenezca a Warner, a Fox o a la madre que los parió en el fondo pertenece a cada uno de nosotros, que lo hemos mamado, adoptado, elegido como modelo...

Desde el niño pequeño que adora a Spiderman sin haber leído ninguno de sus tebeos al abuelo cebolleta que añora con ganas los batman y superman pre crisis y el color y fantasía de aquellas historias...

Cada tiempo tiene sus héroes, pero sus valores permanecen

nessarosse dijo...

Para vos:

http://nessarosse.files.wordpress.com/2009/06/cafu_w_06.jpg?w=500&h=719

hangeng dijo...

Custom silicone bracelets are inexpensive, they‘re socially responsible, and making a big difference
pandora bracelets with groups trying to raise money, promote causes and companies trying to promote activities and events. In addition, it can be used for fund raising, holidays, pandora bracelets uk schools, sports, religious etc.Rubber bracelets go with all types of clothing. Though it can be worn alone, they tend to look best when several are worn at once. pandora bracelets and charms If you want a clean –cut look then wear bright colors. Many of these come in quantities of cheap pandora bracelets a dozen or more, and in all the colors of the rainbow. You can have either thin or buy pandora bracelets wide bands. It can be used as a visible and attractive way to publicize your devotion to a complete pandora bracelets certain cause, sports team, or identity.