miércoles, 4 de agosto de 2010

"Soy Layla Miller y sé cosas"

A veces no sabes por qué ocurren según qué cosas, pero eso no evita que sigan pasando. Parecía que la última película protagonizada por Jared Leto, Mr. Nobody, podía ser interesante, por ejemplo. Dos horas y media después me acordé de Eva Illouz y de toda su crítica al discurso amoroso para las masas y así entender que el guionista se decidiera a convertir un juego filosófico con coartada sci-fi en un catálogo de posibles relaciones del bueno de Nemo Nobody. No obstante, y más allá de la crítica, la feliz coincidencia resultó ser temática -cómo nuestras acciones condicionan el futuro y cómo podemos influir, teoría del caos mediante- ¿La casualidad? Layla Miller, personaje de la X-Factor de Peter David, cuyos episodios acababa de leer frenéticamente un día antes. Layla y Nobody tienen en común que "ven cosas". Sin embargo, mientras la primera puede influir a partir de lo que ve, el segundo se define a sí mismo por su incapacidad de decisión, una característica que lo hermana con otro personaje de X-Factor, James Madrox, el hombre múltiple. Porque, cuando todo es posible, el paso más lógico es ¿no moverse? No hay que madurar porque no hay que elegir. Eternamente jóvenes. Die young, stay pretty.

2 comentarios:

Markitos dijo...

Eli, es X-Factor; X-Force son los burrotes de Lobezno.

Estaría bien poder intuir el futuro y poder actuar en consecuencia.

La pequeña Delirio dijo...

Es cierto, me pasa siempre, maldita dislexia ;)