domingo, 27 de febrero de 2011

Perfecta carne en descomposición

Aronofsky firma esta segunda parte del díptico cárnico -que inaugurara con El Luchador- utilizando sangre y psicoanálisis. Duele y, a la vez, fascina. Se nos narra que la perfección pasa por el sacrificio de la carne; el escenario es el altar donde ofrecer esa comprensión última y extrema entre las dos partes de una mujer sometida por una figura maternal distorsionada que despierta al enfrentarse -y sucumbir- a su oscuro doppelganger. Eros y Tánatos. Pulsión de muerte y narcisismo extremo. Una fábula freudiana puesta al servicio de la mutación de Nina/ Natalie Portman, detonada ésta por la imperfecta Lily/Mila Kunis, la criatura más magnética y coherente de la película.

4 comentarios:

BaBel dijo...

hinótica y envolvente Mila Kunis


la peli me tuvo enganchada todo el rato

MARY dijo...

Tiene muuy buena pinta ^^
A mi me suelen gustar esa clase de pelis, gracias x la info ^^
Saludos!!!

Mordisquitos dijo...

Más que la perfección pasa por el sacrificio de la carne, sería la perfección pasa por un despertar a la esquizofrenia o al desdoblamiento. Créeme, tengo experiencia en ello.

Fumanchus dijo...

La verdad es que tras verla hoy con Sfng, he de decir que opino casi igual... Duele. Mucho. Pero es preciosa. Aun asi, me parece que Lily es un personaje demasiado... contradictorio, muy sincero para ser perverso, o viceversa, no estoy seguro.