viernes, 27 de junio de 2008

Erotómana

¿Qué nos pasa a las adolescentes tardías que nos damos cuenta, con el estirón, que Eros nos abrazaba desde las pantallas de nuestros televisores cuando solo teníamos seis, siete, nueve años? ¿Quién iba a decirnos que ese cosquilleo provocado por un Vegeta cualquiera eran las hormonas llamando a la puerta de nuestras caderas? Y es que se me han erizado los cabellos al toparme con esta intro. No lo duden ni por un momento, las que nos criamos con la televisión gozamos de un imaginario deliciosamente contaminado por peluches amorosos, caballeros de brillante armadura y héroes medievales. Pero, si he de confesar sobre maravillas animadas, me quedo con dos pequeñas perversiones: una y dos. No hay cuchara.

5 comentarios:

Jon J dijo...

tres!

Anónimo dijo...

sigo pensando que me crié entre marco,candy candy,mazinger z y comando g...
lo cual ha hecho que mi percepcion de la realidad sea...nula

:)

besos

buen fin de semana

La pequeña Delirio dijo...

Es que somos unas niñas incorregibles, :)

Meryone dijo...

me ha molado lo de la adolescencia tardía...

el cuarto de siglo llega el viernes, no me hagas vieja antes de tiempo, niña!!

el tuyo, cuando?

voy a ver si curro

besos

Anónimo dijo...

Es extraño llegue buscando otra cosa pero este parrafo me djo loca, es justamente lo k he estado conversando ultimamente con mi amigas vivo en una novela rosa