sábado, 9 de agosto de 2008

Art-E

"¿Cómo reconocer una obra de arte? ¿Cómo separarla, aunque sea sólo sea un momento, de su aparato crítico, de sus exegetas, de sus incansables plagiarios, de sus ninguneadores, de su final destino de soledad? Es fácil. Hay que traducirla. Que el traductor no sea una lumbrera. Hay que arrancarle páginas al azar. Hay que dejarla tirada en un desván. Si después de todo esto aparece un joven y la lee, y tras leerla la hace suya, y le es fiel (o infiel, que más da) y la reinterpreta y la acompaña en su viaje a los límites y ambos se enriquecen y el joven añade un gramo de valor a su valor natural, estamos ante algo, una máquina o un libro, capaz de hablar a todos los seres humanos: no un campo labrado sino una montaña, no la imagen del bosque oscuro sino el bosque oscuro, no una bandada de pájaros sino el Ruiseñor."
Roberto Bolaño

Lo hipnótico es estético.
Pablo Pérez Mínguez

3 comentarios:

Nébula dijo...

Cuanta verdad.

.*

Àgueda dijo...

vivamos bolaño

nena yo si me quedo mirando me aburro, me tengo que tirar de cabeza... aún no he entendido cómo se participa mirando.

Meryone dijo...

esa la descubrí yo también hace poquito...

mola bolaño...

y me mola la otra

besos