sábado, 16 de agosto de 2008

El Caballero Oscuro

Poco queda del Batman de Frank Miller en este Caballero Oscuro. El título de esta película es lo único que recuerda a aquel antológico comic de los ochenta y, puede, que el hiperrealismo con el que los hermanos Nolan pretenden tratar a este personaje en esta segunda entrega. Pero, no se equivoquen, la realidad de este Señor de la Noche es sucia y oscura, sin muchos márgenes para la esperanza, o la coherencia. La lisergia fosfosforescente de Joel Schumacher y el particular mundo de Tim Burton quedan a un lado en la memoria. El espíritu de este Batman es el del Asilo Arkham, de Dave McKean y Grant Morrison, no tanto por el propio Batman como por aquél que hace que este personaje sea lo que es: Su Némesis.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ayer vi la peli,en fin,sali bastante impresionada por tanto tiro,puñetazo etc...y oscuridad,me encanta el negro,me encanta Batman ( y mi parte femenina tiene debilidad por christian bale desde bien pequeñita),pero hoy tras la resaca...mmmm me quedo en blanco.

besos


dorian

Charles M. Towsend dijo...

zzzZZZZzzz
...

Estaba esperando a que empezasen a sacar tarjetas de visita en cualquier moemnto.

La pequeña Delirio dijo...

No me extraña, esas ojeras que luce el bueno de Bale no son sanas, :)

Yo me declaro fan de la única hembra del metraje, ;)

Kike dijo...

En realidad esta película es grande, muy grande. Hace una reflexión itneresantísima sobre el bien y el mal, el orden y el caos y un análisis en profundidad de los personajes protagonistas. Frank Miller ha demostrado tener buenas ideas y MUY malas (sólo hay que leer sus últimos comics de Batman). Tim Burton hizo un trabajo demasiado apegado a sus fantasmas personales y, al fin, Cristopher Nolan adapta el universo del comic, con mucho de detectivesco y muy poco de superhéroes. Batman y el Joker, dos iconos del siglo XX enfrentados cara a cara de forma magistral. La peli del año.