sábado, 27 de septiembre de 2008

¿Y fueron felices?

Hay congresos que merecen ser reseñados, sobre todo si cuestionan el daño masivo que provoca en la educación de nuestros menores el "happy ending" de los cuentos infantiles (y tampoco tan infantiles). Permítanme que les cuente una anécdota: En primero de carrera, un profesor de Teoría de la Comunicación, asignatura extraña a la par que fascinante donde las haya, nos explicó algo maravilloso: los mitos siempre tienen un componente de realidad, de ahí que, desde su punto de vista, Blancanieves, en sus orígenes, fuera una ficción que explicaba el paso del matriarcado al patriarcado por medio de la violencia - o sea, que el príncipe azul, en vez de despertar a la heredera con un cálido beso y salvarla de las garras de la madrastra, la secuestra, la viola y la preña para robarle el reino a su madre legítima -.

Ahora, los especialistas de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas debaten sobre estas y otras cuestiones, aunque les suene a mentira pedantorra. Yo, por si acaso, les recomiendo Fábulas, leyendas en el exilio, una curiosa revisión de todos estos mitos en clave de cómic.

2 comentarios:

Nébula dijo...

Me ha traido a la memoria la genial versión de mi adorado Neil Gaiman, "Nieve, Cristal, Manzanas", si no la ha leído(que lo dudo) se la recomiendo enérgicamente, al igual que el libro de cuentos "Las costuras del guante" de Blanca Álvarez .*

(justo ayer encargué el cómic de Fábulas ^^ )

La pequeña Delirio dijo...

Tomo nota, claro que si, :)