martes, 14 de octubre de 2008

¡Luz, más luz!

En el teclado de casa no puedo ofrecerles admiraciones. Las corto y pego de otros lugares. Ayer, nada más llegar al hogar, bullían en mi cabeza señales de auxilio. Quería contarles, decirles, suplicarles, pero la tecnología y un incipiente dolor de garganta me empujaron fuera de escena. Y recordé que necesito luz, más luz...

He soñado con corazones, troceados. Rosas viscerales. Carne. La banda sonora era una ranchera. Confinada en un urinario. Cuatro paredes y él abierto en canal. Sin miedo a que salpique. Sin chantajes, sin sollozos. Una hoz de asesina de comic. Desde la primera cicatriz, jodidamente ensangrentada.

He braceado, desde el sueño y, sin saber nadar, he dejado atrás el azul petróleo.

5 comentarios:

Nébula dijo...

Luz que se lleve todas las sombras de un soplido, que las borre, de una vez .*

Nébula dijo...

lo vi y pensé que te gustaría :)

http://corneliahediger.com/

MUAKS!!!

Farfalla dijo...

y desayunarte
esto sí que es arte


;)


cuidate esa garganta, Eli!!!

u minúscula dijo...

que rico..

La pequeña Delirio dijo...

Sois todas unas mujeres pasadas de rosca... me encanta que os paseis por aqui y dejeis miguitas... y que conste que no lo volveré a repetir, ;)