lunes, 20 de octubre de 2008

Ríos y mareas

Un escultor escocés intuitivo en su arte y profundo en su manera de acercarse a la naturaleza ¿Qué es sagrado y profano a la vez? Curvas, ondulaciones. Me recordó a los dibujos de mi adolescencia. La serpiente que escala. Las nubes que observan. El río que fluye y las mareas marcando el ritmo de todo lo que debe entenderse como principio y fin en sí mismo. Un nuevo bucle. Llámalo eternidad.

3 comentarios:

Trice dijo...

es cierto, esas formas circulares, ondulantes, son magnéticas,de alguna manera despiertan algo en ese inconsciente colectivo nuestro (o eso quiero creer!)...muy potentes los símbolos que utiliza.

Me alegro de que te haya gustado pequeña d.

sabes que ha expuesto hasta hace nada en el palacio de cristal? yo me lo perdí...snif!

besote en el cogote!

La pequeña Delirio dijo...

Y pensar que si no hubiera sido por vos esta maravilla se me hubiera escapado de la retina...

GRacias!

Mordisquitos dijo...

Deslizándome por el lado científico del asunto, recuerdo un libro de un alemán que hablaba del caos en la naturaleza. No me acuerdo ni del autor ni del título, lo tengo que buscar. Pero sí que el agua tiende en pequeñas cantidades a fluir curveante por el terreno como una consecuencia de la sensibilidad a las condiciones iniciales, del efecto mariposa.