lunes, 6 de octubre de 2008

Por este artículo merece la pena pagar 50 céntimos

La física de los dibujos animados tiene dos leyes sagradas: el Correcaminos siempre gana y el Coyote es capaz de flotar en el aire por tiempo indefinido, de anular la ley de la gravedad, siempre y cuando no sea consciente de ello. El magnetismo terrestre no vuelve a funcionar hasta que el pobre Coyote mira hacia abajo y ve el precipicio. Mientras no tenga miedo, mientras viva en la ignorancia de su comprometida situación, podrá seguir en el aire como si nada. Lo mismo le pasa a la economía.

Sigue leyendo No mires hacia abajo en el Blog de Escolar

2 comentarios:

Nébula dijo...

Hay taaaaanta filosofía implícita en las desventuras del coyote o_Ô

La pequeña Delirio dijo...

Y tanta metáfora incomprendida en los dibujos animados, ;)