miércoles, 4 de marzo de 2009

Una cita encontrada en el momento preciso

Estaba a punto de vomitar una serie de improperios. Ustedes no lo entienden, pero los egos (se) me atragantan. Y entonces una cita se ha cruzado en mi camino. "Todo crítico ¡ay! es el triste final de algo que empezó como sabor, como delicia de morder y mascar." Cita de Julio Cortázar extraída de "El Perseguidor" y encontrada en un blog que está de enhorabuena porque hace poco que se ha topado con Bolaño. A veces se me olvida seguir las señales y me da por convertirlas en indicios, síntomas de una enfermedad sin diagnosticar. Espero, eso sí, que sea contagiosa.

5 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

Ay los críticos... ¿sabes que ando semienamorada de uno? Musical.

Bueno, semienamorada me parece un término excesivo, digamos que me gusta un poco, no demasiado, un poquitín.

La pequeña Delirio dijo...

Cuente, cuente... qué planes estás trazando, capitana!

Sakura dijo...

Perdóneme, pequeña, pero no he podido evitar darle un premio. Puede pasar a recogerlo donde usted sabe (y después hacer con él lo que le dé la gana).

La pequeña Delirio dijo...

Allá voy, rauda y veloz...!

Meryone dijo...

de qué me sonará a mí ese blog?

cuando la vida académica desborda, hay que acordarse del perseguidor. conste que esa cita lleva allí desde el principio de los tiempos, más o menos. :P

besos, linda. ya me pasé por tu otro blog y por tu tumblr, recorrido completo