martes, 26 de mayo de 2009

No sé qué me das que me hace volar

Y perderme por el agujero de gusano, más allá de Nunca Jamás. Drink me, a sorbitos. Eat me, a bocados. Detrás del espejo, con un principio de paralicia como llave, como síntoma, como enfermedad. Eat me, en pastillas, a cucharadas. Papilla de claves de sol para la niña hambrienta. Cuerpos a medio hacer y corazones hechos mermelada. El sombrerero dice que sabe todas las historias del mundo.

Ven, sube, a mi nube...

2 comentarios:

Samu dijo...

¿todas? Qué miedo, entonces!!!

La pequeña Delirio dijo...

Por qué miedo??? :)