lunes, 19 de abril de 2010

El caos reina

Desde la perspectiva que da el haber leído todos los arcos argumentales hasta la fecha y viendo cómo han ido encajando todas las piezas, hay que admitir que Simone ha sabido reconstruir el mapa emocional de Wonder Woman, sorprendiendo con interesadas motivaciones maternales -no solo en la protagonista, también en otras amazonas- y planteando a una heroína más preocupada por la supervivencia -de su pueblo, de sus amistades, de su familia- que por la defensa de esa Verdad con mayúscula de la que una vez fue diosa. No en vano, en un número anterior, Atenea nos recuerda que esta heroína se ha creído mejor que nadie su papel de mártir, llegándose a responsabilizar de todo el sufrimiento provocado por su némesis. Gravedad e hiperresponsabilidad. Wonder Woman bebe del arquetipo heroico más que ningún otro superhéroe, pero también se rebela, lucha contra la programación y sufre por ello.

3 comentarios:

JotaGeEle dijo...

¿Furcias de élite?

La pequeña Delirio dijo...

Eso mismo :D

La Perse dijo...

Lo cierto es que prefiero bastante tu comentario sobre la serie que la serie misma; ya sabes que más bien aborrezco la etapa de Simone. Pero me ha molado esa puerta abierta que sugieres al final: ojalá que Strazzy -whatever- se lo curre y eleve el nivel... Y que nosotras lo veamos. ;)

Besico!