viernes, 18 de junio de 2010

Air Doll

El otro nunca es como creemos -continente de aire, sangre o fuego-. Kore-eda juega con esta premisa y la reviste de ingenuidad -ella- y de onanista perversión -ellos-. Una muñeca de plástico que, un buen día, cual Pinocho, despierta para encontrarse con que es una sustituta a la que le ha crecido un corazón. Por eso, porque tiene corazón, miente. Camina la ciudad y traza su propio mapa; como el que ve el mundo por primera vez pero busca borrar el recorrido de sus costuras con maquillaje. Descubre que parecer vacía y sumisa, a veces, basta. Y se conforma con la ficción de una milagrosa coincidencia; la posibilidad de una isla sin ampliar el campo de batalla -o cómo apostar todos los corazones de una baraja en la que solo hay espadas y bastos-.

3 comentarios:

MARY dijo...

Sí, similar a pinocho, por lo de la muñeca jeje aunque al modo oriental, lo cúal, en mik humilde opinión, le dará un toque interesante ^^
Saludos!!!

La pequeña Delirio dijo...

Y perverso... ten en cuenta que ella es una muñeca hinchable ;)

Abrazo!

iRati dijo...

ya tengo ganas de verla, me encanta Koreeda!