lunes, 7 de febrero de 2011

Amor y otras bizarradas

Una fábula corporativa teñida de historia de amor. Como ¿En qué piensan las mujeres?, pero con peor final -aunque menos conservadora en la representación conyugal-. Cuánto ha pagado la farmacéutica Pfizer por este publirreportaje es lo de menos; lo interesante de Amor y otras drogas está en las orgías entre médicos y visitadores farmacéuticos como metáfora. O en cómo dar con la dosis exacta de humor políticamente incorrecto en la que diluir la responsabilidad de un sistema sanitario corrupto y disfuncional.

2 comentarios:

JotaGeEle dijo...

(Te olvidas que el tamaño de la cabeza de Jake Gyllenhaal es inversamente proporcional a la distancia de la butaca a la pantalla)

Yo llegué a casa tremendamente confundida, aunque sabiendo el año del lanzamiento de la pastilla Viagra y la casa farmaceútica que la creó. ¿Acaso no era eso lo esencial?

¡¡¡¿Dónde está Donie Darko?!!!

La pequeña Delirio dijo...

Santo Cielo, qué cabeza! Es un hombre extraño. La belleza estaba concentrada en los ojazos de ella ;)