jueves, 22 de noviembre de 2007

La objetividad no existe

Que existen las palabras ya debería bastar como evidencia. Aún compartiendo el mismo escenario los unos con los otros, somos incapaces de no pasar la realidad por nuestro personal tamiz. No duden de que 1+1 sea igual a 2, pero no se les olvide que cualquier pensamiento tiene que ver con la politica, con la ética, con la norma, con los códigos, con el signo. Y es aquí donde encaja (y, sí, lo han leído bien, he utilizado el verbo "encajar") aquello que oí hace unos días en un seminario: "Enseñar es un acto ideológico".

Y como no quiero aspirar a ningún tipo de perfección cristiana, lo acepto. Porque ese afán de objetividad me recuerda a la idea de perfección que venden desde los púlpitos. Ya saben, aquella que dice que, no por inalcanzable, se debe dejar de intentar ser perfecto. Escojo ser yo, padecerlo y mostrarlo, con todos las comas, haches y puntos y seguido mal puestos. Elijo hacer apología de la imperfección.

9 comentarios:

rubén dijo...

¡Ja! ¿Cómo era eso del maquillaje intelectual?

La pequeña Delirio dijo...

No veo la necesidad de ser cruel, ;)

Mameluco dijo...

Le escribo aquí para no petarle el flog. Y no sabía yo que tenía blogspot, jejeje
No, las verdades científicas no suenan a Dios. Le recomiendo un libro encarecidamente "El Espejismo de Dios" de Richard Dawukins.
La ciencia es una de las cosas que más nos acercan a la objetividad. Siempre que sea buena. Aquí si hay baremos para separar el grano de la paja. Yo he tenido formación científica (para algo soy geólogo). Y si de algo me he dado cuenta es que la verdad real de las cosas se pueden modelizar para que nos quede una cosa bastante apañá, jajaja.
No pretendo convencerla de nada. Solo le digo que no es lo mismo Dios que la ciencia, porque la ciencia si estamos seguros que la hace el hombre. (A DIos lo inventaron pero los que creen en él dicen que es divino, como los turrones La Casa) Jojojojo

Espero no ser muy pesado con el temita...

A sus pies,
M.

La pequeña Delirio dijo...

Y el hombre no ha creado y matado a Dios?

Usted ha hablado de modelos aproximativos, que no objetivos. Como científico sabrá que la ciencia es una construcción y como tal, por definición, es subjetiva porque pasa por el filtro de la interpretación humana. Cierto es que hay unas áreas con un grado mayor de subjetividad que otras, dependiendo de los modelos de estudio, al igual que existen ciencias con un grado de abstracción mayor que otras y, por lo tanto, susceptibles a ser consideradas mentira (por aquello de que son difícilmente demostrables en el mundo real).

Las ciencias sociales son las que mayor riesgo tienen, desde su punto de vista, porque al tratarse de hechos, fechas, momentos... los porqués dependen de quien lo esté contando. Es deseable enseñar el prisma más amplio posible, desde luego, pero sobre todo creo que en lo que hay que trabajar en la enseñanza es en la capacidad de dudar, en el pensamiento crítico a fin de cuentas. E instaurar un estado constante en el individuo de paranoia intelectual ;)

GRacias por la recomendación literaria. Iré rauda a la biblioteca más cercana...

J.M. dijo...

Si estoy de acuerdo es que ya no me interesa. Es que soy de letras y no me llega el cerebro para más. A lo mejor por eso soy de letras, porque en las ciencias me dijeron que tienes que estar de acuerdo, y eso, pues me parece una putada.

Mameluco dijo...

El hombre lo creo (cualquiera sabe quien), lo mató (Niezstche) y lo resucitó (el otro día yo mismo).
Mire:
http://mameluko.blogspot.com/2007/11/el-remordimiento-es-como-la-mordedura.html

Rubén dijo...

Con respecto al último comentario, el que dijese que en las ciencias había que estar de acuerdo, o no sabía de ciencia o era gilipollas. Quién sepa un poquito del método científico conocerá que el análisis crítico y la contrastación de los resultados y teorías con la realidad es la pieza básica de éste.

Por otro lado, no es oportuno atribuirle a la ciencia papeles que nunca ha buscado. Su objetivo es observar, describir, explicar y predecir la realidad de la manera más precisa posible. Todo lo que pase de ahí (alcanzar la objetividad, sustituir a Dios, dictaminar verdades absolutas, etc.) son atributos gratuitos que no recuerdo que formen parte de ella.

Un saludo

Mainumby dijo...

apología a la diversidad, a las diferencias.

qué asco caminar y universalizar el ideal de perfección, qué asco!!!

cambiemos el paradigma, que cada uno tenga el suyo.
incluso, podríamos cambiar el significado de la palabra paradigma...

ta, ta, me voy, porque empiezo a delirar demasiado...

cómo estás, Pequeña?

abbraccio!!!

La pequeña Delirio dijo...

Mmmm, creo que ambos buscan la Verdad, nop? Esa que el filósofo de Alejandro escribía con mayúscula, ;)