jueves, 21 de febrero de 2008

La doma

Heracles nunca las quiso. A las mujeres. Como para fiarse de los griegos. Los romanos hicieron suya la decadencia y la era oscura iluminó el camino dejando un rastro de cenizas y olor a carne poco hecha. La técnica se fue puliendo. Cómplice de ello fue la Historia, con la muda en mayúscula. Callada y tranquila. Llegaron los corsés, las malas artes y el Barroco. Fue entonces cuando olvidamos las pelucas y matamos a Dios. Para resucitarlo. Lo bautizamos Progreso y heredó el mundo. Inventó la píldora. Pidió permiso para entrar en nuestros cuerpos vía farmacológica. Conquistó nuestras camas. Nos presentó al cirujano. Fotografió nuestros cuerpos amoratados. Y nos llamó diosas.

5 comentarios:

El Zascandil dijo...

Serás perra, yo la vi antes!!!!

:P

La pequeña Delirio dijo...

Mmmmm, creo que no, jejeje

Demolition Doll dijo...

Ellos cavaron el hoyo y nosotras nos tiramos de cabeza...

Mordisquitos dijo...

Hum, podríamos escribir una enciclopedia de la tortura.

TERMITA CARIBE dijo...

Hermosísimo. Pero poema sin duda, poema en prosa. Cuento no.