martes, 4 de marzo de 2008

Tarantino + Despentes

P. ¿Escribir: "Puesto que quería ser un hombre, he tenido una vida de hombre", no es una dimisión de su propia particularidad?

R. ¿Una dimisión con respecto a qué? ¿A mi "devenir mujer"? Nunca me he sentido dueña de una misión particular por ser mujer. Desde el exterior es desde donde se me hizo comprender que mis apetitos eran masculinos. Hubiera dimitido de mí misma aunque me hubiese comportado de otra manera. Si hubiese escuchado lo que me decían: a las chicas no les gusta tocar la guitarra eléctrica, pero sí los chicos que lo hacen; a las chicas no les gusta pelearse, pero sí los hombres que se pelean; a las chicas no les gusta ganar dinero, pero sí casarse con aquellos que lo tienen... No creo por un instante en la femineidad, que sería un despliegue biológico o químico de cualidades particulares en todas las mujeres. Tampoco creo más en la virilidad que reuniría a todos los hombres. No me parece que Bruce Willis y Woody Allen se parezcan en nada. Ni tampoco Britney Spears y Angela Davis. Dividir a la humanidad en dos partes para tener la sensación de haber hecho un buen trabajo me parece bastante grotesco.
.
.
.
.
.

P. No se termina, según dice, disfrazándose de hombres para avanzar ¿Cómo inventar la femineidad bajo presión sin caer en el conservadurismo o tirando de ideas preconcebidas?

R. No nos disfrazamos de hombres más que ellos. Lo que se define como lo que les pertenece, no les pertenece y no les conviene, ni más ni menos que a las que nacemos mujeres. Imaginar que la fuerza de carácter, la energía, la agresividad, el deseo, o los trapos más prácticos que seductores nos pertenecen en tanto que hembras es una herejía. A cada una le toca definir, según su trayectoria precisa y en la medida de sus posibilidades adónde quiere ir. Que opongan a mi femineidad el ejemplo de una novela donde dos mujeres matan a todo el mundo es una estupidez. No escribo para honrar ni deshonrar mi femineidad, sino en un contexto preciso y sobre emociones que no poseen género.


Virginie Despentes, autora de la novela que después fue peli Fóllame y el ensayo Teoría King Kong, entrevistada en El País long time ago.

2 comentarios:

Duckland dijo...

Siempre pasa igual. Paso una semana a la sombra y al volver y abrirte, consigo encontrar al menos una nueva idea, un tesoro y un Amén.

Que conste que no es peloteo (aunque de un ascazo al mismo que tire patrás) pero es que las del año del perro sEmos aSin.

Y yo, en concreto, más mujer con vida de hombre que otras muchas, soy cargantemente perra.

Beso depredador (pero sin hambre).

Lorem Ipsum dijo...

Hola.

Muy interesante la entevista pero ¿qué tiene que ver Tarantino?

No lo pillo.

Salud!