domingo, 16 de enero de 2011

De cómo el relato romántico acabó con la heroína de acción


La trayectoria de la dama de Luke, la princesa Leia, suponía una metáfora de la derrota de la lucha feminista a manos del sistema capitalista, pues si bien Leia, en principio, demostraba una fuerza de espíritu y un carácter digno de la más aguerrida de las guerrilla girls espaciales -¡qué gran escena aquella en la que Leia le arrebataba a Han su arma y se lanzaba ella sola a combatir contra los soldados del Imperio!-, acababa por rendirse a los encantos del mismo a quien el arma arrebatara, un canalla de poca monta, y para colmo mal afeitado (ya se sabe que el hombre y el oso...).

4 comentarios:

Samu dijo...

sin las pelis usamericanas de que escribirían los críticos y sesudos literatos europeos?¿

:)

Mordisquitos dijo...

¡Cuánto tiempo! Donde quedaron las nobles de los relatos de la conquista que cortaban cabezas al menor contratiempo.

Creo que la entrada que publico hoy te puede interesar.

La pequeña Delirio dijo...

Cierto, tiempo ha pasado ya. Voy para tu hogar virtual ;)

Naota Nandaba Kasugano dijo...

Me gusta tu estilo.
Y me da rabia.