lunes, 29 de marzo de 2010

Tótem y tabú



"La cultura es, en gran medida, un acto de negación ascética que el hombre realiza con respecto a su cuerpo. La tendencia exhibicionista que desborda los límites de lo social tiende a mostrar la cultura como algo extraño y solicita un retorno a las fuentes de la animalidad humana, revela por tanto el secreto que veladamente trata de expulsar de la cultura por todos los medios: la animalidad, la estructura pasional del hombre que dirige su deseo y la violencia que necesita para su cumplimiento. La cultura opuesta al exhibicionismo, frente a la gabardina que abre y muestra aquello que todo el mundo conoce y nadie quiere mirar y menos nombrar, salvo para expedir el certificado de lo patológico, contagioso y susceptible de ser recluido. La cultura es extremadamente sabia: no exhibe el tabú, se lo cede a la trascendencia del artificio sagrado o judicial; lo que auténticamente blande y airea es el tótem, el elemento distintivo del grupo, el signo que nos aglutina y hermana como amigos y guerreros frente a lo que consideramos extranjero"

El profeta profanador, por Fernando Castro Flórez

2 comentarios:

Rafael Judith Llodrá-Llopis dijo...

Vaya, Castro Flórez... El hombre de las notas a pie de página (conté 104 en un texto de 18 páginas). Aunque lo que escribe es muy interesante, sí.

Beso.

La pequeña Delirio dijo...

Es un ejemplo de hombre hipervincular :)